miércoles, 2 de mayo de 2018

Don Quijote de la Mancha IV


DON QUIJOTE DE LA MANCHA – PRIMERA PARTE

ESTUDIO DE LOS PERSONAJES
Numerosos personajes pueblan las páginas del Quijote; pertenecen a todas las categorías sociales, desde las más altas hasta las más humildes: venteros, pastores, cabreros, arrieros, labradores ricos, clérigos, hidalgos, caballeros, nobles, y también grupos marginados de la sociedad, como los moriscos exiliados.
Don Quijote y Sancho son dos figuras distintas y complementarias, que llegan a la amistad mediante la comunicación, el diálogo. Juntos recorren los caminos de España y se influyen mutuamente: sus caracteres se van modificando por el hablar y el hacer de cada uno. Sus relaciones varían:  de la autoridad de don Quijote y la obediencia de Sancho a la crítica y el enfrentamiento entre ambos; pero también hay amistad y lealtad, como en la vida.
Los personajes principales son:
Don Quijote
Es descrito como alto y delgado, viejo (frente al joven y fuerte protagonista de los libros de caballerías), colérico, culto y gran lector, soltero, de hábitos solitarios, valiente e impulsivo. Hidalgo rural y pobre, se convierte en caballero (un peldaño superior en la escala nobiliaria y algo a lo que no tenía derecho) por causa de su locura.
El tema de la locura es central en la obra, ya que constituye la base del conflicto permanente entre el héroe y la realidad que se le presenta. Quiere y cree ser caballero andante y sabe que finge (“Yo sé quién soy”, dirá). Esta contradicción se une a todas las demás: sabio e insensato, ridículo y admirable, falso y auténtico; es el “loco cuerdo” que triunfa a pesar de su fracaso.

Sancho
Opuesto a su amo, Sancho es bajo y barrigudo, prudente, analfabeto, casado, sensual, práctico, pacífico; un campesino manchego que acepta servir a don Quijote por su simpleza y por la recompensa de una ínsula. El personaje, síntesis del tonto de las tradiciones folclóricas, el bobo del teatro y parodia del escudero de las narraciones caballerescas, se transforma en el transcurso de la narración en un ser complejo, independiente, que duda y cree, miente y es engañado, ríe y llora, se muestra discreto y tonto; pero es siempre bueno y compasivo.



Dulcinea
Es una ficción de don Quijote, creada a partir de Aldonza Lorenzo, una aldeana fuerte, basta y fea a la que el héroe apenas ha visto y con la que jamás ha hablado. Dulcinea nunca aparece en la historia: de acuerdo con el modelo caballeresco, el héroe necesitaba una dama y la crea según sus ideales.


Los personajes secundarios de la Primera Parte son:
-       Capítulo I: el cura del pueblo de don Quijote (Pero Pérez, hombre docto y graduado en Sigüenza); el ama de llaves, la sobrina y el mozo (que vivían en la casa de don Quijote).
-       Capítulo II: un ventero y dos “doncellas” que nombraron caballero andante a don Quijote.
-       Capítulo IV: un labrador (Juan Haldudo) y su criado (Andrés), y unos mercaderes.
-       Capítulo V: Pedro Alonso (labrador vecino, que lo rescata de su primera aventura y accidente) y Maese Nicolás (el barbero del pueblo).
-       Capítulo VII: el Sabio Frestón (que le robó los libros y el aposento a don Quijote) y Sancho.
-       Capítulo IX: una señora vizcaína en un carruaje dirigiéndose a Sevilla. La acompañaban dos frailes de San Benito y varios escuderos.
-       Capítulo XI: seis cabreros y Antonio (un mozo que sabía de música y les cantó un romance).
-       Capítulo XII: dos mozos (que cuentan a don Quijote la muerte del famoso pastor estudiante llamado Grisóstomo) y los pastores Pedro, Sarra  y Ambrosio (que explican la desdicha de Grisóstomo).
-       Capítulo XIII: seis pastores (vestidos de negro y con coronas de guirnaldas en la cabeza), dos gentiles hombres a caballo y otros tres mozos de a pie, que se dirigían al entierro de Grisóstomo. Vivaldo y otros pastores, que hablaban con don Quijote sobre las poesías del difunto Grisóstomo que ellos habían salvado de las llamas.
-       Capitulo XV: “más de 20” arrieros yangüeses.
-       Capítulo XVI: un ventero, su mujer e hija. La asturiana Maritornes. Un arriero y un cuadrillero de la Santa Hermandad.
-       Capítulo XVII: hombres “fantasmas” que mantearon a Sancho en la venta.
-       Capítulo XVIII: pastores que cuidaban “dos ejércitos” de ovejas y carneros.
-       Capítulo XIX: 20 encamisados y 6 enlutados hasta los pies que transportaban un féretro. Uno de ellos se le presenta a don Quijote como el cura Alonso López.
-       Capítulo XXI: un barbero.
-       Capítulo XXII: unos galeotes y sus guardias. Ginés de Pasamonte, atrevido ladrón y bellaco.
-       Capítulo XXIV: Cardenio (un desdichado que por mal de amores vagaba errante por Sierra Morena) y Dorotea (una hermosa joven que se hace pasar por la princesa Micomicona).
-       Capítulo XXIX: el bachiller Sansón Carrasco (quien comunica a don Quijote la publicación de sus aventuras en el libro El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, y que en varias ocasiones intenta disuadir a don Quijote de sus fantasías).
-       Capítulo XLVIII: un cautivo que llega a la venta, Zoraida o María (novia del cautivo), Juan Pérez de Viedma (hermano del cautivo), Clara de Viedma (hija de Juan Pérez de Viedma) y Don Luis (enamorado de Clara de Viedma).

Los personajes secundarios de la Segunda parte son:
-       Capítulo X: tres aldeanas que se dirigen en burro hacia El Toboso.
-       Capítulo XI: carreta de comediantes disfrazados para representar una función.
-       Capítulo XII: Tomé Cecial (vecino y compadre de Sancho, es el escudero de quien se hace llamar el caballero de los Espejos).
-       Capítulo XVI: el hidalgo Diego de Miranda.
-       Capítulo XVII: carretero y leonero llevando dos leones a la corte.
-       Capítulo XX: labradores, estudiantes, cura, parientes, danzantes, músicos y zagales, todos vestidos de fiesta para asistir a una boda. La novia, Quiteria la hermosa. El novio, Camacho el rico. El desdichado Basilio.
-       Capítulo XXII: el primo de Basilio, quien conduce a los protagonistas a la cueva de Montesinos.

CAPÍTULOS XVI Y XVII
Tras leer los capítulos XVI y XVII, trata de explicar cuál es la ideología amorosa de don Quijote, que Cervantes manifiesta por contraste con la actitud del arriero.
El amor que don Quijote siente por Dulcinea es fiel y casto, sin ningún tipo de interés sexual.
 Por eso, aunque don Quijote, en el capítulo XVI, se siente atraído por la hermosura de la hija de la ventera, creyendo que es ella quien se acerca de noche a su cama a visitarlo, la rehúsa por honra o castidad, así como por fidelidad a Dulcinea. Pero, en realidad, quien entró en los aposentos era la asturiana Maritornes, que iba a visitar al arriero porque había quedado con él para tener relaciones sexuales, actitud del arriero que contrasta con la de don Quijote.
La ideología amorosa de don Quijote se basa en el típico amor cortés, que es irrealizable, no es un amor físico sino espiritual, es un amor idealizado que debe ganarse por méritos que asombren a la amada. Y esto en contraposición al amor, reflejado en el deseo del arriero, que pretende consumar el amor con su amada.

Al final del capítulo XVII hay un nuevo contraste entre el ideal de caballería de don Quijote y la realidad. ¿En qué consiste?
Cuando don Quijote va a abandonar la venta, el ventero le reclama que le pague por los servicios que ha recibido, pero don Quijote le dice que jamás los caballeros andantes han pagado, porque se les debe acoger de forma gratuita en pago por el insufrible trabajo que padecen buscando aventuras. Entonces el ventero le reclama el pago a Sancho, quien también se negó a pagar y, por ello, fue manteado. Para que se recuperara instantáneamente, don Quijote quiere que Sancho beba del Bálsamo de Fierabrás, pero el escudero prefiere beber un buen trago de vino, lo cual demuestra que la realidad también podrá a la caballería en este capítulo.

CAPÍTULO XVIII
La estructura del capítulo VIII es semejante a la del capítulo XVIII. ¿Cuál sería el esquema estructural de ambos?
Efectivamente, los dos capítulos son muy parecidos.
En el capítulo VIII don Quijote confunde los molinos de viento con gigantes y, aunque Sancho intenta hacerle ver que no es así, don Quijote lucha contra ellos y sale muy malparado.
En el capítulo XVIII don Quijote confunde dos rebaños de ovejas con dos ejércitos y con personajes de los libros y, aunque Sancho también intenta persuadirlo y le advierte que se está equivocando, don Quijote se pone de parte de uno de los ejércitos y ataca al otro. Aquí también sale muy malparado, pues los pastores lo apedrean y lo dejan herido.

Capítulo XVI 
Capítulo XVII 
Capítulo XVIII 

No hay comentarios:

Publicar un comentario