martes, 3 de noviembre de 2015

Tarea 3 (Individual)

Si fuera un profesor de lengua no suspendería a un alumno por faltas de ortografía, solo le bajaría la nota hasta un límite de puntos.
Yo creo que el autor de un libro plagado de faltas sería el más criticado de todos los autores, y nadie compraría más su libro ni ningún otro libro del mismo autor.
Si hubieran unas normas ortográficas estrictas ayudaría a que las personas tuvieran una mejor ortografía y menos faltas al escribir, lo cual sería mejor para todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario