lunes, 13 de julio de 2015

Reportaje (recuperación 2º trimestre)

MINORÍAS RELIGIOSAS EN ESPAÑA EN LA EDAD MEDIA

La España de la Edad Media fue nombrada ''España de las tres culturas'' porque convivían tres grupos religiosos: cristianos, musulmanes y judíos. Los musulmanes se dedicaban generalmente al trabajo en el campo y a oficios artesanales. Los judíos eran protegidos por los monarcas a cambio de servicios administrativos y financieros. Muchos de ellos eran comerciantes y artesanos pero también destacaban en medicina y como banqueros.
Hasta el s. XIV convivieron de forma pacífica y tolerante, aunque cualquier problema podía provocar conflictos entre ellos y episodios de violencia, pero dejaron una profunda huella en nuestro país.
Al principio hubo una convivencia civilizada de las tres culturas. La jurisdicción judía o musulmana tenía primacía temporal en asuntos civiles e incluso penales, antes de que el asunto pasase a la cristiana. Pero los cristianos tenían una posición privilegiada en el orden judicial, familiar y patrimonial.
A medida que avanza la Edad Media, la cultura cristiana va dominando a las otras dos y la hostilidad entre las tres culturas fue aumentando poco a poco.
Fue en el s. XIV cuando las relaciones entre las tres culturas fueron haciéndose cada vez más difíciles, pues se produjo una crisis política, económica y social que provocó un odio inmenso entre las religiones. Es en este siglo cuando se rompe definitivamente la convivencia entre estas comunidades. Se produjeron matrimonios mixtos entre cristianos y judíos y entre cristianos y musulmanes, ya que tanto judíos como musulmanes querían permanecer en España.
Los judíos fueron perseguidos porque se los consideraba responsables de la crisis y eran utilizados por la nobleza como víctimas contra las que desviar las iras populares.
Fueron los Reyes Católicos quienes pusieron fin a los problemas de convivencia de estas tres culturas: después de conquistar el reino de Granada, expulsaron a los judíos en 1492 y a los musulmanes en 1502. Y en España solo quedó la religión cristiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario